Primero derriban su casa; ahora le regatean indemnización

Armando García, dueño de la casa que derribó la empresa Autovan para construir la carretera Toluca-Naucalpan que atraviesa el pueblo de Xochicuautla demanda el pago justo de su propiedad; ya que el gobierno estatal –que está fungiendo como intermediario- sólo le ofreció 2 millones de pesos para cubrir los daños, en tanto el avalúo privado recomienda una cantidad de 6 millones, por lo menos.

A seis meses de que la maquinaria derribara su casa, a pesar de que la población contaba con un amparo que impedía continuar con las obras, el afectado sigue sin recibir la indemnización “justa”, por lo que esta tarde solicitó una audiencia con el gobernador, Eruviel Ávila Villegas.

“He platicado con el secretario General de Gobierno, José Manzur, me dijo que no dramatizara, y no lo había hecho, pero ya pasaron 182 días y no veo solución, así que sí, hoy sí recurro al drama, vengo con mi padre enfermo y mis hijos los saqué de la escuela para pedir que se haga justicia, no tengo otra alternativa”, expresó.

Yo mandé a realizar un avalúo, me costó, pero me dijeron que toda mi propiedad estaba valuada en 6 millones 156 mil 304 pesos, sin embargo la empresa sólo quieren dar 2 millones 845 mil 963, ni la mitad de lo que estamos requiriendo. “Les vamos a cobrar piedra por piedra”.

“Quiero justicia, no pido otra cosa, siempre se les ha dicho que mi casa estaba en el trazo de la obra y que yo estaba consciente, pero la forma en la que fui desalojado, con violencia, como si fuera un delincuente y sin la orden de un juez, es una muestra abierta de la violación de todos mis derechos.”, concluyó.