Una vez más, dinero se impone a justicia: CDHZL

0
205

La posibilidad brindada a Raymundo «N», exalcalde de Toluca, de recuperar su libertad a cambio de un millón de pesos, a pesar de tener una acusación de alto impacto, solo corrobora una de las consignas base de los injustamente presos, “la cárcel castiga la pobreza”, sentenció el Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero.

De acuerdo a la información dada a conocer en las últimas horas, el exalcalde de Toluca podría quedar libre, pese a los delitos de los que está acusado, como violencia intrafamiliar, secuestro exprés cometido en contra de su exsuegro.

Para los injustamente presos está posibilidad no se les ha brindado, tal cual lo refirieron en la manifestación hecha a las afueras de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, institución, puntualizaron, lo abandonó.

Ante la noticia de brindarle una libertad anticipada al político, el Centro Zeferino Ladrillero lanzó un comunicado señalando:

«La cárcel no castiga el delito, castiga la pobreza. Si eres moreno eres culpable, si eres joven eres culpable, pero si tienes poder político y económico no tienes de que preocuparte».

Añade, esperamos que la misma sensibilidad brindada al priista mexiquense sea aplicada a miles de injustamente presos que por pertenecer a sectores vulnerables saturan las prisiones.

Fue el pasado mes de enero cuando se arrestó a Raymundo «N», quien estaba escondido en la Ciudad de México; en febrero se le habían dictado medidas para permanecer en prisión preventiva hasta el pasado 18 de marzo cuando se anunció sería juzgado hasta el mes de julio.

No obstante su defensa consiguió que este proceso lo lleve en libertad, pagando un millón de pesos de fianza, además deberá portar un brazalete en el tobillo y dejar el domicilio donde se le puede localizar.