Nuevo desaire legislativo a comunidad LGBTTTIQ+ de Edoméx

Cancelación de dictaminación de la iniciativa de Matrimonios Igualitarios por parte de los diputados de la LXI Legislatura del Estado de México provocó agresión hacia colectivos LGBTTTIQ+ que se disponían a manifestarse.

Al grito de ¡que renuncia Maurilio!, ¡nos engañó!, y ¡que salgan los diputados!, activistas y comunidad gay se dirigían a la Cámara de Diputados, sin embargo, la sesión de comisiones unidades donde se discutirá el dictamen para el matrimonio igualitario fue cancelada sin previo aviso.

Al caminar sobre la calle Independencia, los colectivos se percataron de que el primer cuadro de la ciudad estaba sitiado por elementos policiacos estatales y municipales de Toluca, así como vallas metálicas.

En su intento por llegar al Congreso Mexiquense los manifestantes saltaron las vallas y continuaron caminando, sin embargo al llegar a la Catedral, comenzó el enfrentamiento, debido a que dentro de la iglesia estaba la mayoría de la clase política mexiquense, de todos los partidos, asistiendo a misa concretamente al nombramiento del obispo.

Al percatarse de esto, los manifestantes decidieron gritar sus consignas afuera del recinto religioso, lo que provocó que las fuerzas municipales arremetieran en contra de los colectivos, provocando una gresca, donde algunos reporteros quedaron heridos, y personas de la comunidad LGBTTIQ+ también, inclusiva a una de ellas le pasó la llanta del vehículo del saliente obispo, Francisco Javier Chavolla, quien además en múltiples ocasiones operó para impedir que se aprobara la iniciativa de Matrimonio Igualitario con los diputados.

Cabe mencionar que no es la primera vez que los diputados del Estado de México solicitan se reprima una manifestación, o se acuartelan para evitarlas, inclusive el presidente de la Junta de Coordinación Política y morenista, Maurilio González Hernández ha denunciado penalmente a los colectivos feministas, del no al Tarifazo.

Lo mismo pasa en el ayuntamiento de Toluca, donde se utiliza a la fuerza pública para reprimir manifestaciones, tal como ocurrió este jueves con los colectivos LGBTTIQ+, y anteriormente con ex empleados que solicitaron sus finiquitos.

La represión ha sido una constante de la clase política de todos los partidos, como quedó evidenciado este día.

Los colectivos advierten que no cederán en la lucha, en la que llevan más de 18 años, para hacer que los legisladores cumplan con la ley y legalicen el matrimonio entre personas del mismo sexo.