Ni opacidad, ni falta de trasparencia en proyectos “4T”

Por Lic. Juan Carlos Gonzalez Diaz, Presidente del Foro de Abogados Progresistas del Estado de México; A. C.

Los proyectos insignias del gobierno obradorista, sin duda son cuatro: el tren maya, el aeropuerto “Felipe Ángeles”, tren transístmico y la refinería de “Dos Bocas”, obras que vino anunciando como promesas de campaña y que hoy vienen siendo una realidad, ya que están a punto de concluirse, lo cual le produce mucho escozor a la oposición.

Es por ello que a últimas fechas el juicio de amparo ha sido utilizado por dichos adversarios políticos para detener el avance de dichas obras. Es decir, el uso del derecho con fines eminentemente políticos que han empleado sus contrarios, y de ello hay constancia.

Es decir, sus opositores a través de despachos de abogados, organizaciones no gubernamentales, patrocinados ambos por los empresarios y políticos que siempre han manifestado su animadversión al proyecto de la “4T”, han buscado detener a toda costa  que AMLO NO cumpla con dichas obras, promoviendo amparos a diestra y siniestra, abusando de la buena fe de la gente a la que supuestamente patrocinan -muchas de ellas gente humilde y de los pueblos originarios-, y que lo único que buscan a través de esta gente es torpedear dichos proyectos obradoristas.

Es por ello que el presidente ha tenido que buscar estrategias legales para que esto no pase y pueda terminar a tiempo dichas obras insignias.

En ese contexto, puede entenderse que el presidente Andrés Manuel López Obrador, haya declarado como de seguridad nacional e interés público la realización de proyectos y obras a cargo del Gobierno de México asociados a infraestructura de los sectores de infraestructura, comunicaciones, telecomunicaciones, acuerdo expedido el pasado 22 de noviembre:

“ARTICULO PRIMERO.- Se declara de interés público y seguridad nacional la realización de proyectos y obras a cargo del Gobierno de México asociados a infraestructura de los sectores comunicaciones, telecomunicaciones, aduanero, fronterizo, hidráulico, hídrico, medio ambiente, turístico, salud, vías férreas, ferrocarriles en todas sus modalidades energético, puertos, aeropuertos y aquellos que, por su objeto, características, naturaleza, complejidad y magnitud, se consideren prioritarios y/o estratégicos para el desarrollo nacional.” .”(DOF 22/NOV/21).

El gobierno federal al determinar que dichos proyectos son de interés publico y seguridad nacional, establece que con ello se permitirá agilizar tramites para que no se detengan las obras, garantizándose la seguridad y confianza de las empresas participantes en dichos proyectos.

Y es que con el hecho que dichas obras se inscriban como de interés público y seguridad nacional, las demandas de amparo que lleguen a presentarse en contra de los proyectos de las obras emblemáticas del gobierno obradoristas, al recibir dichos amparos los jugados  federales tendrán que sobreseer (es decir desechar sin llegar al estudio de  los mismos)  o no concederles la suspensión provisional a los mismos, sino a hasta que se resuelva el propio amparo, lo que con ello se permitiría que el gobierno termina sus obras y así evitar el  retraso de las mismas en base a las artimañas jurídicas de los contrarios al proyecto obradorista, que han abusado de la demanda de amparo.

Como se ve, ni el gobierno federal pretende dejar de entregar cuentas al pueblo de México y a quien lo requiera, que puedan enterarse de los trabajos y los gastos que se realizaron para ello, ya que según refiere el propio acuerdo este será por el termino de 12 meses:

“ARTICULO TERCERO.- La autorización provisional tendrá una vigencia de doce meses, contados a partir de su emisión, periodo en el cual se deberá obtener, conforme a las disposiciones aplicables, la autorización definitiva.”(DOF 22/NOV/21).

Por tanto, la falta de opacidad y transparencia NO es lo que mueve al presidente Andrés Manuel López Obrador, al declarar dichas obras como de seguridad nacional e interés públicos, sino que simplemente la oposición conservadora y políticos contrarios a su proyecto de nación le permitan terminar sus obras y no sigan utilizando una institución tan noble como es el juicio de amparo para sus intereses políticos.