Otomíes de Toluca, ante la disyuntiva de la autonomía

Por Juan Carlos González Diaz, Presidente del Foro de Abogados Progresistas del Estado de México; A. C.

Si el área urbana de Toluca se encuentra olvidada por sus autoridades, los pueblos originarios están desamparados. Sólo se acuerdan de ellos en época electoral. Así fue con Juan Rodolfo Sánchez Gómez actual presidente municipal de Toluca, en época de elecciones visito dichas poblaciones en repetidas ocasiones prometiendo más servicios, más seguridad y más apoyos, sin embargo, eso nunca llego; volvió a regresar, cuando busco reelección.

Hoy dichas poblaciones mayormente otomíes se encuentran abandonadas, con inseguridad galopante, las calles principales destruidas, la ciclovía que prometieron construir nunca se realizó, etc. Quien ha circulado por la Avenida Melchor Ocampo que llega hasta Temoaya podrá dar fe del estado de las vías.

La gota que derramo el vaso y ha prendido alarmas en los pobladores en dicha región otomí de Toluca, es la tragedia de la joven Alondra Montealegre Ortega de 17 años, quien había sido reportada como desaparecida el pasado 3 de octubre, lamentablemente la mañana del lunes 4 de octubre fue encontrada sin vida en San Diego Linares.

Dicho caso, no es el único, lancheros de Tlachaloya localizaron el domingo 10 de octubre, el cuerpo sin vida de un hombre que flotaba en la laguna de esta comunidad; hasta el momento se encuentra en calidad de desconocido.

También los medios de comunicación dieron cuenta de una pareja de adolescentes de apenas 14 años fue asaltada en San Diego de los Padres, sin embargo, los asaltantes no se conformaron con robarlos y en esa misma acción al joven lo asesinaron acuchillándolo, esto sucedió el primero de octubre de 2021.

Ante ello, las comunidades de esa región otomí han decidido organizarse para su seguridad y buscar alternativas, ante el olvido que se tiene por parte de las autoridades, y se esta pensando seriamente en declararse pueblos autónomos, ante la ausencia de apoyos por parte del municipio de Toluca y el gobierno estatal.

Si ya en la madruga del 15 de abril del año 2011, tras el repique de campanas del calvario surgió el movimiento indígena de la comunidad de Cheran, Michoacán, ante la omisión y desinterés por parte de las autoridades federales, estales y el contubernio del gobierno municipal con grupos delincuenciales, logrando su autonomía y la libre determinación, ¿hoy los pueblos originarios de la zona norte de Toluca podrían seguir ese camino?.

Los pueblos de San Cristóbal Huichochitlán, San Pablo Autopan, San Andrés Cuexcontitlán, Tlachaloya, mayoritariamente población indígena otomí, la gente ha empezado a organizarse en asambleas y buscarán su autonomía y libre determinación como en “Cheran”, Michoacán, o como los pobladores de San Andrés Cuexcontitlán, con la lucha por la recuperación de sus recursos hídricos ante la sobreexplotación y cobro excesivo que viene haciendo el Organismo de Agua Potable de Toluca, a quienes un juez federal los ha obligado a consultarlos para que manifiesten si es su deseo que el un pozo ubicado en la comunidad de Santa Rosa sea manejado por el ayuntamiento de Toluca o sea entregado a la propia comunidad.

Lo anterior no es un sueño de los pobladores, es real, que se pueda otorgar la autonomía y autodeterminación, ya que el propio Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación aprobó a la elección del ayuntamiento de “Cheran” bajo el sistema de “usos y costumbres”, lo cual fue avalado por la propia Suprema Corte de justicia de la Nación y este es el camino legal que podrían seguir las comunidades indígenas otomíes de la región norte de Toluca, ante el abandono del que son objeto de las autoridades estatales y principalmente municipales.