Que ninguna mujer muera por abortar, gritan en Toluca

Contingente de mujeres mexiquenses recorrieron las calles de Toluca, para unirse a la exigencia global de acceder a un aborto legal y seguro.

Nuevamente la ola verde se congregó a las puertas del poder Legislativo para exigir que se acate la resolución de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) de despenalizar el aborto, medida que aún no es acatada por la entidad, señalaron las mujeres.

A su paso las jóvenes -en su mayoría- realizaron pintas, y grupos radicales vandalizaron el edificio administrativo de la Universidad Autónoma del Estado de México, así como las puertas de la Cámara de Diputados.

Cabe mencionar que también intentaron realizar pintas en la Catedral, sin embargo este fue el único edificio resguardado por vallas y elementos de la policía de género, quienes avistaron que las feministas sostuvieran un enfrentamiento con grupos de feligreses que se mantenían afuera de la iglesia rezando.

Pese a ello algunas mujeres de edad avanzada eludieron las vallas y comenzaron a arrojarles “agua bendita” con un rociador a las manifestantes, mientras sostenían una cruz y realizaban distintos cánticos, ello intentando alejarlas de la Catedral.

La marea verde se trasladó a la Cámara de Diputados, edificio que pese a las rejas de metal y las protecciones con las que cuenta, no evitaron que los grupos radicales feministas intentaran nuevamente prenderle fuego a las puertas.

Isabel Sánchez Olguín, titular de la Secretaría de la mujer, intentó disuadirlas para evitar los actos vandálicos ofreciéndoles abrir una mesa de diálogo, sin embargo los grupos radicales no desistieron en sus acciones, en tanto el resto del contingente permaneció a distancia gritando sus consignas.

Advirtieron que las marchas no cesarán en tanto en el Estado de México el aborto no sea legal y seguro.