Conflicto en Toluca sólo afecta a Morena y sindicalizados

Juan Rodolfo Sánchez Gómez, alcalde de Toluca declaró que existen tintes políticos detrás de la manifestación de trabajadores sindicalizados, particularmente de Juan Gabriel Garduño López, secretario general del Sindicato de Trabajadores del Estado de México y Municipios (Suteym) sección Toluca, quien busca un cargo en la próxima administración del PRI-PAN-PRD.

Acusó que se le informó al líder sindical de un retraso en el pago de las participaciones estatales que impediría el pago completo de la quincena y prima vacacional de los empleados municipales, sin embargo, éste se regularizaría a más tardar el próximo lunes 19 de julio.

“El secretario del Ayuntamiento, Carlos Sánchez y el Director de Gobierno, Mario Montiel tenía instrucciones de platicar con Juan Gabriel e infórmale la situación, pese a esto él decidió armar una manifestación que cerró diversas vialidades del municipio provocando un caos, buscando quedar bien con alguien, pues supuestamente será director de residuos sólidos en la próxima administración”, sentenció.

Añadió que el problema financiero de Toluca no es nuevo, y lo ha señalado desde el primer día de su gestión pues le dejaron una deuda de más de mil millones de pesos, oficinas destruidas y un sinfín de irregularidades, adicionalmente la recaudación -reconoce- se cayó en un 90 por ciento y la pandemia contribuyó también a la situación que hoy vive el municipio.

“Hemos tratado de ser lo más austeros, no compramos e Chi hola ahora regidores, no realizamos viajes, pagamos nuestros celulares, no hemos hecho un mal manejo financiero, simplemente la deuda que dejaron tiene comprometidas tanto las participaciones federales y estatales que es el recurso de donde obtiene dinero el municipio, pese a esto lo único que les dijimos a los trabajadores es que retrasaríamos el pago de la quincena dos días, no meses como en otras administraciones pero se optó por morbos este show con el fin de desgastar a la administración”.

Aseguró que están trabajando para evitar el retraso de pagos a los trabajadores y que si le gusta a los proveedores, si puntualizar cuando estarían haciéndolo.

Advirtió que su administración no mantendrá diálogo con el líder sindical porque no informa con claridad a sus agremiados, y anticipó que a más tardar el día martes podrían regularizarse con la nómina.

“Esto fue un golpe político porque informamos a tiempo lo que ocurría con los pagos, no sé Juan Gabriel con quien o quienes quiere quedar bien, pero anticipó que ni generando rumores de que ando de vacaciones o que no me interesa la administración van a conseguirlo, estoy dando la cara”, sentenció.