Claroscuros de marcha 8M en Toluca

0
161

La lucha por una menstruación digna destaca como causa de las mujeres que marcharon en Toluca en el marco de la conmemoración del 8M.

Miles de mujeres recorrieron distintas calles del primer cuadro de la Capital Mexiquense, con el fin de recordar que la causa sigue viva.

Este año destacó la llamada Contigenta Menstrual, quienes buscan los productos sanitarios (toallas, tampones, copas y calzones) sean gratuitos en las escuelas primarias, secundarias, prepararías y la universidad.

Además, impulsar una reforma para que en el trabajo y en las escuelas se les permita a las mujeres faltar los días de su periodo menstrual, sin que se les descuente debido a que muchas tienen dolores que las incapacita y emocionalmente están sensibles.

Al respecto, Elizabeth Mujica dirigente de la Unión Juvenil Revolucionaria de México afirmó que esta lucha lleva años y fue generada por los prejuicios sociales entorno a la menstruación.

De acuerdo con datos del movimiento una mujer gasta alrededor del 30% de su presupuesto mes con mes y aunque existe la iniciativa de erogar el llamado impuesto rosa, muchos productos lo siguen cobrando.

*Radicales las violentas de la marcha

Aunque en su mayoría la marcha fue pacífica, el grupo autodenominado como radicales -de no más 20 mujeres- encapuchadas, ataviadas con ropa negra y armadas con martillos, fueron quienes protagonizaron los pocos actos de violencia registrados.

Sobre la calle de Morelia debido a que los empleados del Oxxo se negaron a vender agua a las marchistas, éstas arremetieron contra el lugar pintándolo y rompiendo los vidrios.

Sobre la calle de Rayón, el mismo grupo rompió vidrios del Univermilenium, justificaron que había casos de acoso sexual sin atender.

El Centro Cultural Tolzú colocó lonas apoyando la marcha, que las radicales arrancaron.

El repudio más grande lo mostraron frente a Palacio de Gobierno, mismo que estaba resguardado por mujeres policías, no obstante comenzaron a lanzar gases, petardos, piedras y latas. En algún momento rompieron la protección y lograron llegar a las puertas de recinto pero fueron desalojadas.

De hecho estas acciones causaron crisis nerviosas en algunas de las asistentes, quienes pedían asistencia médica y primeros auxilios.

Por un momento se les olvidó a las radicales, que la mayoría de las asistentes mostraron sus rostros, algunas pertenecían a la tercera edad y otras más llevaban niños, por lo que tuvieron que llamarlas a tomar la calma.

Destaca también que a diferencia de otros años, dicho grupo no atacó la Catedral, ni el ayuntamiento, los cuales hay que destacar estaban fuertemente resguardados por policías municipales.