Eleanor Rosevelt, y su papel principal en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Por Juan Carlos González Diaz, Presidente del Foro de Abogados Progresistas del estado de Mexico; A. C.

El papel de la mujer es y ha sido fundamental en muchos ejes de la vida pública de muchos países, regiones y de manera global.

A la fecha es una lucha que vienen dando – ellas – para que se reconozca su importante papel y cada vez haya más participación en todas las decisiones de la vida pública, para ello, se han tenido que ir adecuando leyes para que su intervención sea una exigencia y no una potestad.

Es por ello que este en este 73° aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. -Cada 10 de diciembre se celebra la aprobación de la Declaración de los Derechos Humanos-.

Es importante que se reconozca la ardua e importante labor de una mujer como Eleanor Roosevelt, ya que no se le ha dado la relevancia que se merece en el impulso y posterior acuerdo de distintos y disímbolos países para hacer una realidad la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ya que sin su apoyo decidido, tal vez no se habría aprobado la declaración o hubiera tardado más.

Esposa de Franklin Delano Roosevetl (Ex – presidente de los Estados Unidos) y quien, como presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, fue la fuerza impulsora para la redacción de la declaración de libertades que siempre será su legado.

Eleanor Roosevelt, fue presidente de la Comisión de Derechos Humanos, compuesta por 18 miembros de diferentes situaciones políticas, culturales y religiosos y del comité de 8 personas que preparo la redacción del texto final.

Fue Eleanor Roosevelt quien exigió que se reemplazara la frase “todos los hombres” por “todos los seres humanos” y que fue uno de primero atisbos en darle su lugar a la mujer.

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros” (Art. 1, DUDH).

Así reza el primer artículo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, documento firmado hace ya 73 años, el día 10 de diciembre del 1948, y que se inscribe ante los “actos de barbarie” ultrajantes para la humanidad a causa de la segunda guerra mundial, y en la que diversidad de países como Estados Unidos, Líbano y China fueron del comité de redacción, a los que se agregaron posteriormente la Ex Unión Soviética, Francia, Reino Unido , lo que permitió que el documento se beneficiara de aportaciones de Estados de todas las regiones y de su diversidad de contextos religiosos, políticos y culturales.

Eleanor Roosevelt trabajó hasta el fin de su vida para conseguir la aceptación e implementación de los derechos establecidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El legado de sus palabras y su trabajo aparece en las constituciones de gran número de naciones y en un cuerpo de ley internacional en evolución que ahora protege los derechos de hombres y mujeres por todo el mundo.

Por lo que este 10 de diciembre, se merece un reconocimiento por su incansable labor a fin de que se alcanzara, la suscripción de dicho documento que hoy es salvaguarda de los derechos humanos de manera global y piedra angular para protección de los mismos y en la que nuestro país esta obligado a su cumplimiento.