Insufrible, el “reencarpetado” de calles en Toluca

Polvo, embotellamientos vehiculares, maquinaria pesada estacionada en la vía pública y riesgos para la salud son algunas consecuencias del “reencarpetado” de calles en Toluca, cuya ejecución se realiza de cara a votación donde se elegirá al próximo gobernador del Estado de México.

Los trabajos se llevan a cabo sin ninguna restricción pese a la recomendación del Centro Estatal de Epidemiología, Vigilancia y Control  Enfermedades del Estado de México la cual señala que la calidad del aire no es óptima debido a que las partículas contaminantes PM10 y PM2.5 no logran dispersarse, al contrario, se concentran, y de continuar así, la temperatura y sensación térmica seguirá aumentando.

Zonas como Los Sauces, la colonia Independencia, San Buenaventura, El Seminario, Capultitlán, San Pedro Totoltepec y el Centro Histórico; los residuos de la mezcla asfáltica son abandonados en la vía pública lo que empeora el paso a peatones y automovilistas, entre otras.

Para este año, la administración que encabeza el alcalde Fernando Zamora Morales destinó 58 millones 685 mil 954 pesos provenientes del Fondo para la Infraestructura Social Municipal y de las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal (FISMDF) y Fondo Estatal de Fortalecimiento Municipal (FEFOM) para arreglar vialidades principales de la ciudad, y la mayoría de las calles que no son principales o cerradas quedaron fuera del proyecto y tienen los mismos o más baches.

Cabe recordar que organizaciones no gubernamentales señalan que Toluca es la segunda ciudad más contaminada a nivel nacional. Hasta el momento, el ayuntamiento no ha fijado su postura ante la situación que la mayoría de los toluqueños padecen por la obra pública.