Que la iglesia se disculpe por mensaje de odio: Jorge Olvera

La iglesia católica le debe una disculpa a la comunidad Lesbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Intersexual (LGBTTI) por los mensajes de odio hechos por diversas autoridades eclesiásticas en contra del matrimonio igualitario y de la propia comunidad; también a la sociedad por lo señalamientos de pederastia que nunca fueron sancionados y a las mujeres por imponerles una indumentaria para entrar a los templos, afirmó Jorge Olvera García, rector de la Universidad Autónoma del Estado de México.

El respaldo otorgado por el rector a la comunidad gay y la lucha por los derechos humanos convirtieron al funcionario universitario en un blanco de ataque, al igual que los propios grupos de diversidad sexual de la iglesia, al punto de retarlo a debatir sobre el tema sobre el matrimonio igualitario, tras realizar los foros abiertos sobre el tema argumentando que no se les había incluido.

La institución eclesiástica nuevamente se coloca en el ojo del huracán tras darse a conocer las restricciones de indumentaria para las mujeres, cártel que se observa en la puerta principal de la Catedral de Toluca y donde se pide evitar las minifaldas, escotes porque “Molesta a Dios”.

Al respecto el rector comentó que esta situación podría ser constitutiva de una violación a loa derechos de las mujeres, pero que afortunadamente dentro de la UAEM se respeta la diversidad sexual y la libertad que tiene cada persona de vestirse como le agrade.

“Con estas medidas del siglo XVI o XVI que está tomando la iglesia contra la forma de vestir de las mujeres podría atentar contra sus derechos, la universidad no comparte esta visión, nosotros en las diferencias encontramos las coincidencias no prohibimos que una mujer lleve minifalda o escote, que los alumnos se tatúen o lleven aretes, apoyamos la diversidad, todos somos iguales”, comentó.

Cuestionado sobre la actuación de los clérigos y sus mensajes en contra de la comunidad gay, el rector consideró que deben ofrecer una disculpa por alentar al odio hacia las minorías, y la Comisión de Derechos Humanos deben estar atenta a la actuación de la iglesia.

“Debemos estar abiertos al diálogo y la concertación en todas las instituciones, pero no generar la discriminación pero sobre todo reconocer los derechos humanos, y que estos no sean violados ni transgredidos”.

La iglesia tiene que ofrecer una disculpa pública los grupos que discrimina, también por los casos de pederastia, a todos.

Comentarios