“Jalón de orejas” para antreros tras campal contra estudiantes

A raíz de la presión ejercida en redes sociales, y por el décimo tercer regidor de Toluca, Eliud Gabriel Medina Peralta, para revisar la normatividad de giros negros o de alto impacto en Toluca, el bar El Capricho de la Diabla fue suspendido; dicho establecimiento está implicado en la golpiza que recibió un estudiante de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) hace 15 días por personal de seguridad del antro durante una pelea campal.

La Dirección Jurídica y la Subdirección de Procedimientos Administrativos colocaron los sellos en color fluorescente en la entrada del establecimiento antes mencionado. Hasta el momento se desconoce el motivo y lapso de la suspensión.

El pasado jueves, durante Sesión de Cabildo, el presidente municipal, Fernando Zamora Morales, aceptó que su administración no había revisado la forma en que operan los antros en Toluca, ya que desconocía la pelea entre universitarios y cadeneros, a la cual, al policía nunca llegó para poner orden.

“Vamos a revisar que cumplan las normas pero en lo que va del año no hemos autorizado ningún antro nuevo, los que están operando lo hacen con permiso de la administración pasada”, así respondió “El Profe” Zamora ante el cuestionamiento del décimo tercer regidor, Eliud Gabriel Medina Peralta.

Días después comenzó un operativo a cargo del Director de Seguridad Ciudadana de Toluca, Javier Torres García; el saldo de este altercado fue un estudiante golpeado que terminó en el hospital y bares suspendidos por considerarlos un riesgo para la ciudadanía, según el encargado de la seguridad de los toluqueños.

Comentarios