Ambulantes regresan a “La Alameda” de Toluca

Vendedores de papas recorren los pasillos de la “nueva” Alameda, poco a poco éstos ocupan otra vez un espacio en el parque Cuauhtémoc sin restricción alguna; el foro cultural les brinda protección del sol a los semifijos, el gimnasio al aire libre y áreas verdes les garantiza flujo de potenciales clientes, todo ocurre bajo la complacencia de las autoridades. Cabe recordar que en la renovada imagen, la administración pasada gastó 17 millones de pesos, y las autoridades prometieron no permitir el comercio informal en la zona.

Los vendedores de baterías, juguetes de plástico, tenis, camisetas, productos de temporada, piratería y comida que disponen de las banquetas sin restricciones es la prueba irrefutable de la proliferación del comercio informal en la capital mexiquense; la mercancía exhibida en el suelo obliga a los peatones ocupen el arroyo vehicular, lo anterior para evitar la molestia de los ambulantes.

El regreso a las calles toluqueñas del comercio ilegal no sería posible sin la complacencia de las autoridades municipales, la periferia de la central camionera es otra de las zonas que son ocupadas arbitrariamente por estas personas. La calle Benito Juárez es otro ejemplo de la situación, desde su intersección con avenida Lerdo se observa la venta de todo tipo chucherías.

Los intentos de regular este tipo de comercio por parte del gobierno municipal no dan resultados, ya sea porque no se da continuidad a los proyectos de reubicación o por desinterés del alcalde, Fernando Zamora Morales, quien respecto al tema se limita a reconocer que el ambulantaje es ilegal y que hasta el momento su administración no tiene un programa para dar solución a la situación.

El sector empresarial exigió al presidente municipal limpiar las calles de ambulantes, pues los consideran competencia desleal al comercio establecido, sin embargo, su petición no trascendió.

Comentarios