Diputados truncan sueños de parejas gay

Adoptar dos hijos, contraer matrimonio, contar con seguridad social, comprar una casa es el sueño que tiene una pareja gay de psicólogos de Zinacantepec, desde hace once años que iniciaron una relación sentimental, sin embargo, el desinterés y los prejuicios de los diputados han truncado el proyecto de vida de ésta pareja al no modificar el código civil para legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo, como lo ordenó la Suprema Corte de Justicia de la Nación desde hace un año.

Los novios, que decidieron permanecer en el anonimato por temor a represalias, trabajan en la administración pública estatal, viajaban constantemente a la Ciudad de México para formalizar su amor pero por motivos laborales su unión legal no pudo realizarse debido a que uno de los requisitos para contraer nupcias en la capital del país es tener una residencia mínima de seis meses ininterrumpidos.

Para conmemorar el Día Internacional de Lucha contra la Homofobia, y exhibir la falta de seriedad de los legisladores, acudieron a la oficialía de Zinacantepec para tramitar su matrimonio, igual que varias parejas en Toluca, Tultitlán, Nezahualcóyotl, Tenancingo, Sultepec y Villa Guerrero; conscientes de que la autoridad les dará una respuesta negativa, todas éstas parejas están preparando amparos para continuar con su proyecto de vida.

Justo como lo hicieron en 2015 las primeras cuatro parejas gays que lograron contraer matrimonio después de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) les otorgara un amparo a pesar de que estas uniones no están legalizadas en el Estado de México.

Cuestionados sobre el desinterés legislativo para reconocer jurídicamente las uniones homosexuales, tipificar los crímenes de odio y acceder a la adopción, los enamorados lamentan las que las posturas políticas estén por encima de la ciudadanía, sector que “se supone representan; nosotros también pagamos impuestos y estamos hartos de ser etiquetados como ciudadanos de segunda”, reprochan.

Cabe señalar que durante el segundo periodo ordinario de sesiones de la LIX Legislatura del Estado de México, que terminó a finales de abril, los diputados ignoraron el pronunciamiento hecho por la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México a los legisladores, el aval de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el exhorto del gobernador y el respaldo del rector de la UAEM para modificar el código civil para legalizar las bodas gay en el Estado de México, ni siquiera hicieron el esfuerzo para discutir el tema.

Comentarios